28 de octubre de 2014

Personal Flow #3 - Empty your mind


Hoy un nuevo tip de la serie para motivar y ayudar a otros a desarrollar su Personal Flow.

El tip de hoy es Empty Your Mind (Vaciar La Cabeza).








Cuando hablamos de Personal Flow, estamos manipulando tareas, proyectos y actividades. La idea de la sugerencia "Vaciar La Cabeza" es no dejar que nuestro cerebro siga maquinando sobre estos elementos, excepto en los momento que así lo decidimos. En consecuencia el secreto es registrar lo más temprano posible todas nuestras tareas, proyectos y actividades (o ideas relacionadas) en un sistema confiable, para sacarlas de nuestros pensamientos hasta que decidamos que es el momento de tratarlas.


¿Como se hace?


El mecanismo es bien simple: cuando detectas o identificas una tarea, una actividad o un proyecto, o algo como una idea a trabajar más adelante, la idea es registrarlo lo más rápidamente posible en el lugar en el cuál juntas todo tu Personal Flow (ver Personal Flow #2 - Gather It All). Y luego olvidarselo... hasta el momento que elijas para revisar o tratar este registro. En tips futuros hablaré de rituales diarios y semanales, y en particular del final del día o de la semana en el cual suele ser muy beneficioso registrar todo lo que tenemos en la cabeza para hacer una suerte de memory dump en la cual descargamos el celebro de todas sus preocupaciones para poder irnos más livianos y confiados que está todo registrado para cuando lo necesitemos.


¿Para qué hacerlo?

1. TRANQUILIDAD. El mayor beneficio para mi es la tranquilidad que aporta este mecanismo. Primero porque en muchos casos me permite realizar un corte claro cuando cambias de contexto: te vas del trabajo a tu casa, o de una actividad a otra, de un proyecto a otro, etc. Asegurarse de dejar registrado explicitamente las tareas e ideas de un contexto dado hace que mentalmente dejes de pensar en ellas y te deja espacio mental para entrar más fresco en el próximo contexto. Aporta tranquilidad y liviandad. En fin, está bueno para cortar lo que hacía en un contexto para poder luego abrir claramente otro contexto, sin mezclar demasiado, y tener que pensar en el contexto anterior ni en el próximo contexto, estando más centrado en el momento presente.


2. EVITAR EL STACK OVERFLOW. Por otro lado, empezas a decidir vos en que momento pensar en cada cosa, y a no dejarte manejar por el cerebro que maquina solo en cualquier momento. Cuando tenes muchas pelotas en el aire ocupando tu cerebro y tu memoria, perdes mucha energía y a mi me suele generar un estado de Stack Overflow donde ya no puedo pensar bien en nada.

3. BACKUPS DE MEMORIA. Al registrar en el momento todo en tu Personal Flow, te podes olvidar de los "no me tengo que olvidar tal cosa", "estoy seguro que me estoy olvidando algo", "que era que tenía que hablar con Samuel", etc. Si bien algunas personas tienen más o menos facilidades con su memoria, en general es cansador el esfuerzo repetido de recordarse una cosa o querer dejar de seguir pensando en algo. Al registrar todo, te ayuda en ambos aspectos ya que registras una sola vez lo necesario y sabes que para recordar alcanza con mirar tu Personal Flow. Y por otro lado hacer el ejercicio de dejar registrado todo antes de cambiar de contexto te ayuda a darle un cierre en tu cabeza antes de pasar a otra cosa.


¿Como lo estoy haciendo yo ahora?


Si bien puede cambiar en algún momento cuando experimenté con otras cosas (ver Personal Flow #1 - Grow Your Own Flow), en este momento uso un tablero Trello como soporte para mi Personal Flow. Lo accedo con Chrome desde mi notebook y con la aplicación en Android desde mi celular. De esta forma siempre que tengo conectividad tengo a mano la posibilidad de agregar una nueva tarea en Trello. 

En particular uso un widget de Trello en Android “add task”, que me permite escribir la tarea muy rápidamente y sacarla de mi cabeza sabiendo que queda registrada y luego la voy a poder revisar cuando yo quiera.

En casos muy extremos donde no tengo red (son muy pocos), uso cualquier post-it, pedazo de papel que tenga a mano y escribo la tarea. Me la guardo en el bolsillo donde pongo mi teléfono, así estoy casi seguro de acordarme de cargarla cuando saco mi teléfono del bolsillo en otro momento! 

En algunos otros casos más extremos todavía me escribo directo un recordatorio sobre la piel de mi mano (¡mi Palm!).

De esta forma me quedo tranquilo que no pierdo nada, que puedo tratar estas tareas, proyectos o actividades en el momento que yo elija, y que me lo saco de la cabeza apenas surge para preservar mi energía, mis pensamientos y mi tiempo para lo importante.

¿Haces algo parecido?