18 de junio de 2015

Vino Tinto, Arepas y Agilidad


Tuve la oportunidad de viajar por primera vez a Caracas, Venezuela para participar del Agile Weekend Venezuela 2015, los días 13 y 14 de Junio del 2015. Fue una experiencia increíble!

Me gustaría compartir en este post algunos aspectos de este viaje que me impactaron.




La Implosión de un País 

Si bien estuve muy pocos días y me hubiera gustado conocer y visitar mucho más, pude palpar un poco la situación complicada del país a través de lo que observe o los intercambios que tuve con venezolanos. Me impactó la lenta implosión económica y política que está atravesando el país y que parece inexorable y profunda.

Corrupción, mentiras, pobreza, hyper-inflación, carencias de productos básicos, violencia, inseguridad, enfrentamientos, secuestros, muertes, salvase quien pueda, resignación, huida de cerebros, políticos fuera de la realidad, propaganda y adoctrinamiento, compras electorales son algunos síntomas que no alcanzan para resumir el dolor profundo que pude sentir.



Alegría y Convicción

A pesar de eso, me sorprendió la alegría del venezolano y su motivación para seguir avanzando. En algunas charlas más profundas que pude tener, son varios los que me contaron su proyecto de abandonar el país, con una convicción y una valentía emocionante. Me sorprendí con la alegría que transmiten todos a pesar de la situación y el cariño que pude recibir de muchos, y los festejos de la victoria de la vino tinto en la Copa América en el medio de mi charla.

Me encanto compartir el optimismo, la clara lucidez y la gran curiosidad por conocer cosas nuevas de los venezolanos. Debo destacar en particular la espectacular recepción que tuve de parte de Gustavo Bonalde y su esposa Omary, atentos en cualquier momento. A pesar de estar organizando el evento, me llevaron por todos lados, haciendo de guía y llevándome a conocer restaurantes y lugares increíbles. 



El Agile Weekend Venezuela 2015

En el medio de todo este contexto, detona fuertemente el evento AWVE15, por varios aspectos:
  • Las condiciones económicas no impidieron coordinar todos los aspectos logísticos de un evento de esta categoría, con entradas bastante accesibles. 
  • Una organización y coordinación impecable de inicio a fin, en todos los detalles, gracias a Gustavo Bonalde y su esposa Omary, el equipo de voluntarios y todo el personal involucrado de la Universidad Metropolitana.
  • Juntar 270 personas un fin de semana completo para hablar de agilidad, algunos viniendo de otras ciudades o de negocios ajenos al desarrollo de software.
  • La calidad de los distintos expositores a lo largo de los dos días y de las sesiones de open-space.
  • Las ganas de conocer nuevos paradigmas y de cuestionar las formas tradicionales de trabajar que pude sentir en muchos momentos a lo largo del evento.
  • Una fuerte presencia en las redes sociales, que pude notar en twitter (#AWVE15)



Lentitud y Estimaciones

Tuve el honor de exponer dos presentaciones frente a todos los participantes: Slow Agile – ¡Que vuelvan los lentos! y ¡No estimarás!



Disfrute mucho las dos charlas (a pesar del nerviosismo de rigor en estos casos) y me llenaron de orgullo los buenos comentarios, agradecimientos y el gran feedback que me dieron muchas personas luego.

Comparto los slides de la charla Slow Agile – ¡Que vuelvan  los lentos! y los de la charla ¡No estimarás!



Un Gran Open Space

Facilité con Gustavo Bonalde el Open Space del domingo. Fue todo un reto donde ni la lluvia, ni el viento, ni la gran cantidad de participantes (170) nos pudieron parar. 

Empezamos con un circulo enorme y una dinámica que nos llevó 3 iteraciones para lograr contarnos todos. A medida que avanzaba la explicación del Market Place, tuvimos que adaptarnos sobre la marcha y pasar de un enorme círculo a dos grandes círculos y luego a tres círculos medianos para que todos puedan escuchar y participar adecuadamente. 



Surgieron más de 30 propuestas de sesiones bien variadas, que luego acomodamos en 4 horarios y 8 salas en paralelo. 


Por mi parte participé de distintas sesiones:

  • Una sesión sobre Kanban y Tableros de Tareas, con gran participación de todos los presentes. Dejó acá una foto de las notas de la sesión.



  • Una sesión sobre Trabajo Remoto, en la cual me gustó la dinámica y las preguntas al grupo.



  • Facilité una sesión de Experimentos Slow, en la cual grupos de 3 a 6 personas diseñaron experimentos para tratar de aplicar Slow en su trabajo y lograr sus beneficios (retomando la idea de la sesión de Carlos Peix en el Agile Open Camp Bariloche 2015). Fue un desborde de creatividad! 





Finalmente luego de los agradecimientos finales del evento, improvisamos con Gustavo un cierre de la jornada donde los 170 participantes del domingo expresaron en post-its los aspectos positivos del evento y las oportunidades de mejora. Cerramos el evento con un desenfrenado Campeonato Mundial de Piedra, Papel o Tijera que nos llevó a un nivel de energía altísimo. 



De ahí nos fuimos todos de a poco, cada uno con mucha energía y ganas de probar y cambiar cosas por lo que pude hablar con varios participantes. 



Oportunidades de Mejora

Me permito identificar unas posibles ideas de mejora por un eventual evento similar futuro:

  • Prever sesiones de Open Space más largas. Las sesiones de 45 minutos quedaron muy cortas y creo que ayudaría pensar en sesiones de 60 minutos.
  • Organizar una cena/salida/fiesta opcional para los participantes fuera del lugar del evento al finalizar el primer día, para genera contactos más informales y distendidos, y para divertirse.
  • Fomentar mayor auto-organización en el evento, para poder repartir la carga de la organización y de la logística entre más cantidad de personas, y que todos puedan sentir que el evento se construye con la participación de todos.



Reflexiones Finales

Me gustó mucho toda esta experiencia, y en el fondo creo que es porque pude compenetrarme plenamente de los objetivos del Movimiento Slow gracias a este evento:

  • Calidad Placentera: disfrute la comida típica del país, la calidad técnica de las exposiciones y sesiones del open-space, y la calidad del evento en sí. Disfruté cada momento. 
  • Conexiones Verdaderas: en el medio de la agenda apretada del evento, logré tener conversaciones profundas y conexiones con varias personas en los breaks, almuerzos y cenas que sentí como verdaderas. 
  • Beneficios Sostenibles: conocer un poco otro país y cultura siempre me deja marcas y esta vez también. Por otro lado sentir la energía y motivación de todos los participantes me hace pensar que está viva la comunidad ágil de Venezuela y con mucho futuro por delante.




¡Todo fino, rico y chevere! ¡Gracias totales!

Espero volver pronto